hay que parar.

Anuncios

Hoy estoy falta de palabras. Se escaparon todas mientras corría por la Gran Vía, con un perro ladrando detrás. Se escaparon junto con el último de mis alientos, cuando suspiraba sentada enfrente de una chimenea.

Así que dejaré que hoy sean ellos quienes hablen por mí.