siga contando…

marzo 1, 2009

Fragmento de “El Maestro y Margarita” de Mijaíl Bulgakov.

Capítulo XIII, páginas 177-178:

-No pienso nada -exclamó Iván-, ¡siga contando, se lo ruego!
El huésped siguió:
-Pues sí, me miró sorprendida y luego preguntó:
»-¿Es que no le gustan las flores?
»Me pareció advertir cierta hostilidad en su voz. Yo caminaba a su lado, tratando de adaptar mi paso al suyo y, para mi sorpresa, no me sentía incómodo.
»-Me gustan las flores, pero no éstas -dije.
»-¿Y qué flores le gustan?
»-Me gustan las rosas.
»Me arrepentí enseguida de haberlo dicho, porque sonrió con aire culpable y arrojó sus flores a una zanja. Estaba algo desconcertado, recogí las flores y se las di. Ella, sonriendo, hizo ademán de rechazarlas y las llevé yo.
»Así anduvimos un buen rato, sin decir nada, hasta que me quitó las flores y las tiró a la calzada, luego me cogió la mano con la suya, enfundada en un guante negro, y seguimos caminando juntos.
-Siga -dijo Iván- se lo suplico, cuéntemelo todo.
-¿Que siga? -preguntó el visitante-. Lo que sigue ya se lo puede imaginar -se secó la lágrima repentina con la manga del brazo derecho y siguió hablando-. El amor surgió ante nosotros, como surge un asesinato en la noche, y nos alcanzó a los dos. Como alcanza un rayo o un cuchillo de acero. Ella decía después que no había sido así, que nos amábamos desde hacía tiempo, sin conocernos, sin habernos visto, cuando ella vivía con otro hombre… y yo, entonces… con esa… ¿cómo se llama?
-¿Con quién? -preguntó Desamparado.
-Con esa… bueno… con… -respondió el huésped, moviendo los dedos.
-¿Estuvo casado?
-Si, claro, por eso muevo los dedos… Con esa… Várenka… Mánechka… no, Várenka… con un vestido a rayas, el museo… No, no lo recuerdo.
»Pues ella decía que había salido aquel día con las flores amarillos, para que al fin yo la encontrara, y si yo no la hubiese encontrado, habría acabado envenenándose, porque su vida estaba vacía.
»Sí, el amor nos venció al instante. Lo supe ese mismo día, una hora después, cuando estábamos, sin habernos dado cuenta, al pie de la muralla del Kremlin, en el río.

Anuncios

3 comentarios to “siga contando…”

  1. Eduardo said

    Grandísimo, maravilloso libro. Te alabo el gusto. Se ve que has tenido (en pasado, descartemos el presente, que no nos trae nada bueno) buenos profesores 😉 ¡Bravo, bravissimo!

  2. Eduardo said

    Por cierto, lee lo último que he publicado y haz que corra la voz. Merece la pena.

  3. anna said

    Con unos años menos, mi madre me obligó a conocer la historia de este libro, aunque fuese mediante una adaptación cinematográfica, que la verdad, es muy buena, porque al ser una serie de 10 capítulos relata muy bien la historia. Pues hace unos años, me quedé loquísima con la historia, porque no entendía un carajo… pero ahora ya sé porque me “obligó”.
    El caso es que me quería leer el libro en ruso, pero no lo encontré aqui… con lo bonito que es leer un libro en su lengua original…

    Y si, la verdad es que no me quejo de profesores (si, siempre hablando sobre el pasado), que aunque los tengas uno o dos años solamente, te marcan y te enseñan lo que no hacen otros en 10.
    🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: